Paisajes y lugares que no se olvidan en Nueva Zelanda

També en / También en / Aussi en: Catalán

 

Hace tiempo que tengo ganas de contaros uno de los viajes que hicimos años antes de nacer las niñas. Si, fuimos dos adultos pero espero encontrar el momento para volver con ellas ya que es un país con una naturaleza tan impresionante que cualquier niño disfrutaría como un loco descubriéndola.

Después de un año trabajando muy intensamente en Alemania, nos planteamos irnos de viaje durante un mes. El destino que escogimos fue Australia y Nueva Zelanda. Dos países maravillosos, que si se tiene la ocasión, recomiendo visitarlos al menos una vez en la vida.

Pero por ahora me centraré en el circuito que hicimos por Nueva Zelanda. Si os digo que volví enamorada de este país, de sus paisajes, de su cultura, de sus excursiones,… no os estoy engañando.

Llegamos el 3 de enero, verano allí, y estuvimos recorriendo las dos islas de Norte a Sur durante 15 días. ¡Y qué cortitos se me hicieron!

Solo aterrizar en Auckland, después de más de 24 horas volando, fue como una desconexión total. Estábamos en la otra punta del mundo preparados para descubrir todo lo que este país nos ofrecía.

En esta ciudad hicimos solo una noche así que nos dio tiempo para visitar su bahía y subir a la torre de Auckland llamada Sky Tower que tiene una altura de 328 metros.

IMG_0083

02
Nuestra primera parada fue en las Waitomo Caves. Queríamos adentrarnos en las cuevas subterráneas conocidas por albergar unos gusanos luminosos que se encuentran enganchados en el techo, se trata de la cueva de Aranui. La visita consiste en un paseo en barca dentro de la cueva hasta un lugar donde todo está oscuro y de repente ves todo el techo iluminado por unos puntos de colores, son los gusanos; aunque parecen luciérnagas quietas en las paredes rocosas.
Muy cerquita se encuentra el pueblo de Rotorua. Es una lugar ideal para adentrarse en la cultura maorí. Podéis visitar unas reproducciones de casas tradicionales, templos maorís y también un museo que cuenta la historia de esta etnia en Whakarewarena. Es por esta misma zona donde se encuentran las magníficas formaciones geotermales de Nueva Zelanda. No os extrañéis si al bajar del coche huele como a “huevo podrido”! Es debido a los géiseres y lagos de azufre que veréis. ¡Son magníficos!

03
04

05

No os perdáis la visita al parque geotermal Wai-O-Tapu que se encuentra muy cerca de Rotorua. ¡Es fantástico! Géisers, lagos de mil colores, burbujas saliendo del agua tal si fuera un jacuzzi.

06

07

Con muchísimas ganas pusimos rumbo hacia la isla del sur, la más salvaje. Así que llegamos hasta la ciudad de Wellington donde subimos al Ferry que nos llevaría hasta Picton en unas 2 horas.

Tuvimos una travesía muy tranquila y el tiempo nos permitió ver los primeros fiordos de la isla con sus pequeños pueblos pesqueros en sus faldas.

08

Nos acercamos hasta Cape Foulwind donde me quedé maravillada de tanta belleza. El Mar de Tasmania todo revuelto llegando a una playa virgen donde el bañarse es lo último que haríais. Se accede a pie hasta el cabo. Después de dejar el coche en un aparcamiento, hay que andar aproximadamente entre 15 minutos y una hora según el trayecto escogido. El camino está totalmente adaptado a los niños. Una vez allí podéis contemplar la preciosidad de la costa, el faro y una colonia de lobos marinos.

12

Pocos kilómetros más hacia el sur, seguimos visitando formaciones naturales de lo más bonitas en Punakaiki, se trata de las Pancake Rocks. También se ven agujeros formados por la erosión del mar dentro de las rocas, fantástico el sonido de las olas entrando dentro de estas cuevas agujereadas. Es un lugar muy turístico así que el camino que hay para poder verlas está preparado para cualquier edad y también para sillas de ruedas.

13

14

Una de las cosas que más quería ver era el Glaciar Franz Josef* así que nos alojamos en un motel del pueblo y contratamos una excursión hasta el glaciar para el día siguiente. Madre mía qué emoción andar por encima de tanto hielo!!
Emprendimos la ruta en autobús que nos llevó hacia el inicio del camino. Desde allí seguimos a los guías que nos harían subir unos cuantos metros por encima de estos inmensos bloques de hielo, pasamos entre grietas y por agujeros. Todo envuelto de hielo.
La excursión puede durar unos 30 minutos hasta el principio del glaciar o una hora y media para subir unos cuantos metros. Muy importante: siempre ir con guía que nos indican por donde se puede pasar y por donde es peligroso.

15

16

No tuvimos tanta suerte cuando nos dirigimos hacia los fiordos más conocidos de Nueva Zelanda, los Milfrod Sounds. Había mucha niebla y los barcos habían cancelado todas las excursiones pero aún así pudimos contemplarlos des de tierra cuando se despejó la niebla durante 10 minutos.

17

Uno de los pueblos que más nos gustó fue Queenstown. Está situado junto al lago Wakatipu que hace que se tengan unas vistas muy bonitas. Esta población es conocida por los deportes de aventura que se pueden practicar tanto en el lago como en las montañas y en invierno por sus pistas de esquí. Merece la pena pararse en el camino para visitarlo.

18

Nuestra intención era ir a avistar ballenas en Kaikorua antes de emprender el viaje hacia Australia. Este pueblo se encuentra en la costa opuesta, es decir frente al Océano Pacífico. Pero el fuerte viento que hacía retrasó las embarcaciones hasta el punto de tener que anular las salidas. Así que quedó pendiente!
Pero pudimos aprovechar para continuar descubriendo que Nueva Zelanda tiene un sinfín de lugares increíbles por ver. Según ponía en un cartel “¿Una de las mejores vistas de Nueva Zelanda?” era esta donde se ve, enfrente, el Monte Fyffe.

09

Y finalmente llegamos a Christchurch, una preciosa ciudad con mucha historia y edificios muy antiguos de estilo anglicano como era su Catedral. La foto fue tomada antes del terremoto de 2011 que destruyó prácticamente la totalidad de este edificio emblemático.

10

11

Se nos quedaron muchos paisajes por ver y lugares por conocer, así que veremos cuando volvemos, pero esta vez con las niñas!

 

Información práctica:

Para el transporte alquilamos un coche y para el alojamiento íbamos encontrando moteles por todas las paradas sin necesidad de reservar con antelación. Mucha gente opta también por conocer Nueva Zelanda en furgoneta o en auto-caravana y es muy buena opción. Eso sí, si queréis alquilar una de estas os recomiendo hacerlo con mucha antelación puesto que están muy solicitadas.
Hay muy pocas autopistas en Nueva Zelanda y todas se centran cerca de las grandes ciudades. El resto son carreteras de doble sentido, algunas bastantes estrechas y otras muy sinuosas. Así que la duración del trayecto dependerá más del tipo de carretera que toméis que de los kilómetros que hay entre los dos puntos. Las condiciones para circular dependen mucho de la meteorología así que os podéis quedar parados un rato si os encontráis con algún desprendimiento debido a las lluvias.
Recordad también que se conduce del lado izquierdo.

*Glaciar Franz Joseph: Tengo que deciros que estas fotos son de hace unos cuantos años y que actualmente, hace un año exactamente, vi una foto similar de unas personas que estuvieron allí y el glaciar ha retrocedido de una manera increíble. La lengua, en la última foto que vi, se acababa justo en lo alto de la montaña (de la foto que he publicado). ¿Cuánto más tendrán que desaparecer los glaciares para darnos cuenta de como está cambiando todo?

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *