Un paseo por Montblanc

També en / También en / Aussi en: Catalán

Si hay lugares en Cataluña que nos transportan directamente al medievo, uno de ellos es la villa de Montblanc. Denominada así por el color blanquecino de la colina de Santa Bárbara donde se ubicó el castillo, muy cerca de la  iglesia de Santa Maria.

05

Antes de llegar a esta población, ya se divisan desde lejos sus muros que limitaban el área urbana en el siglo XII.

Montblanc es conocida por su espectacular fiesta medieval que se lleva a cabo cada año durante una semana coincidiendo con la fiesta de Sant Jordi. Todo el pueblo se vuelca para que esta celebración convierta Montblanc en una fiesta de reyes, princesas, juglares y caballeros para que pasear por sus calles sea como haber retrocedido en el tiempo.

04

Pero hemos querido conocer el lugar antes de volver para esta gran fiesta y ver la villa tal y como es durante el resto del año.

Al llegar nos encontramos con un parque infantil completamente tematizado con el dragón como personaje principal. ¡Qué maravilla para los niños!

01

 

Acercándonos al portal donde, según cuenta la leyenda, Sant Jordi acabó con el temido dragón que atemorizaba al pueblo, vemos en la entrada la figura del “malvado” animal en el hierro forjado de la barandilla.

11

 

Así, cual Sant Jordi, por esta puerta nos adentramos hacia lo que encontramos intra-muros: calles estrechas y adoquinadas, edificios con siglos de historia, sorpresas históricas en cada esquina, la plaza mayor que es un lugar ideal parar tomar algo en alguno de sus bares (por ejemplo una copa de vino de la región Conca de Barberà) y otros muchos detalles.

08

07

09

 

Girando en una de estas esquinas, nos encontramos de frente con la iglesia de Santa Maria, el edificio más significativo de Montblanc. La plaza de la entrada está formada por adoquines de diferentes colores que dibujan figuras geométricas y que para los niños son divertidas para entretenerse un rato jugando. También fue divertido mirar las gárgolas, todas diferentes y con motivos muy distintos los unos de los otros.

13

17

19

 

Y como no, la pregunta que me hicieron las niñas fue: ¿Y podemos subir a la muralla? La respuesta es si. La Oficina de Turismo de Montblanc ofrece visitas guiadas por el camino de ronda que permite caminar por la muralla y subir a algunas de las 25 torres que aún siguen en pie.

12

14

 

Desde lo alto de las torres se divisa toda la villa con vistas sobre los tejados de las casas que muestran su legado arquitectónico.

18

 

Desde aquí también podemos apreciar la montaña conocida como Nas del Gegant (Nariz del Gigante). ¿Conseguís ver el perfil de la cara del gigante en esta foto?

16

 

Ahora si que estamos preparados para conocer la fiesta más conocida de la villa: el Montblanc Medieval.

15

 

 

Donde comer:

No suelo hablar mucho de restaurantes pero aquí me gustaría recomendaros el Restaurante Sant Francesc del Chef Carles Barneda. En sus platos se aprecia el compromiso de ofrecer una comida saludable, ecológica y de KmO que le ha merecido el reciente premio de Slow Food (2016).

Disponen de menú infantil pero os puedo asegurar que cualquiera de los platos que comimos los adultos era tan natural y estaba tan bien cocinado que hasta el paladar de los pequeños los apreciarían.

10

Related Articles

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *